Comunidad de Curití y San Gil despiden a la pequeña Luz Dary Guarguati Rico

2018-06-05

Con mensajes de rechazo a toda violencia contra los niños en el país, la comunidad educativa y la población en general de Curití y San Gil, así como autoridades civiles y Policiales acompañaron ayer, 4 de junio, hasta su última morada a la menor Luz Dary Guarguati Rico, en el cementerio Valle de la Esperanza de la Perla del Fonce. 

La niña, de 11 años de edad, que había desaparecido desde las 12:30 de la tarde, del 1 de junio, luego de salir de la escuela ubicada en la vereda Irapire del municipio de Curití hacia su residencia ubicada en la misma vereda, y que luego de labores de búsqueda e investigación, fue hallada sin vida en un cafetal.  Un hombre de una finca cercana la había raptado, violentado sexualmente, ahorcado y enterrado.

El presunto autor del hecho fue identificado como Alejando Carreño Galvis, alias "Macuco", y en audiencias preliminares se legalizó su captura, y se le imputaron los cargos de feminicidio, acceso carnal violento, secuestro simple y ocultamiento de material probatorio.  El imputado no aceptó los cargos. El juez ordenó medida de aseguramiento en centro penitenciario.

El Comandante de policía de Santander Jaime Escobar Henao, entregó detalles de lo sucedido

Sobre este lamentable hecho habló el padre de la menor, Jorge Ramón Guarguati, y Martha Liliana Rico, tía de la menor, quienes piden justicia y que se castigue al culpable del este execrable hecho.

Ana María Ayala Vargas docente de la escuela de la Vereda Árbol Sólo y Sonia Teresa Arciniegas Gutiérrez, docente de la escuela de la Vereda Irapire, aseguran sentirse abandonadas por el Estado.

El rector Oscar Darío Rojas Dávila y Karen Liseth Bayona Vargas, estudiante de la institución las Vueltas expresaron su dolor y rechazo por estos hechos.

Hoy, 5 de junio es día cívico en Curití y a las 6 de la tarde habrá una manifestación pacífica de la comunidad rechazando todo acto violento contra la población vulnerable.