Sin clases se encuentran más de 5.000 campesinos de Santander

2018-05-30

Preocupados se encuentran tanto estudiantes, como veedores y población rural en general afectada por que, a la fecha 30 de mayo, aun no inician el proceso educativo para este año 2018.  Modelo flexible que en Santander lo adelantan unas 5000 personas de sectores veredales de diferentes municipios del departamento, con instituciones como El ICPRO, El Camino, El ITAEC y El IDEAR.  En San Gil directivas de asociaciones campesinas, enviaron un oficio a la Gobernación de Santander solicitando “la contratación y puesta en marcha, lo antes posible, del bachillerato rural en razón a que su demora es altamente perjudicial para los alumnos y contraría el derecho a la educación”.  Al respecto la secretaría de Educación departamental se limitó a decir que el proceso ya estaba en página de contratación. Y en efecto ya están los prepliegos de la licitación. 

Sobre el tema habla el padre Alberto Rivera Hernández, director general del Instituto técnico para el desarrollo rural IDEAR, que presta sus servicios educativos en 34 municipios de las provincias Comunera y Guanentá.

El modelo educativo es flexible pero la demora en su inicio afecta a los estudiantes para presentar las pruebas Saber.

Confiados en que el proceso licitatorio sea adjudicado a esas cuatro instituciones, el padre Rivera Hernández afirma que se iniciarían estudios el 1 de julio realizando ajustes para intensificar el horario académico y cumplir con las 400 horas presenciales y 400 horas trasversales para cumplir el calendario.  De esa manera, se pasaría de 15 horas semanales a 20 horas semanales y para terminar antes del 31 de diciembre.