TRAS PROTESTA, HABITANTES DEL RAGONESSI ACEPTARON REUBICACIÓN

2018-08-01

Con pancartas, pitos y arengas, habitantes del asentamiento humano Ragonessi de San Gil, ubicado en inmediaciones a la quebrada Curití, protestaron en la tarde de ayer, 31 de julio, frente a la alcaldía de San Gil, por la orden dada por la administración municipal de desalojar el lugar.  Los ciudadanos exigían la presencia del alcalde y expresaron su negativa de salir del lugar donde aseguran, llevan varios años. En caso de verse obligados a abandonar el sitio piden que se les garanticen una vivienda digna.

 Tras la protesta, cuatro de ellos ser reunieron con el mandatario local Ariel Fernando Rojas Rodríguez y otras autoridades, y le manifestaron su inconformismo por esa situación.  Allí se acordó que la administración municipal les pagará un arriendo por un año en otro lugar mientras les definen una solución definitiva.

Al término de la reunión Alberto Saúl Portilla Narváez, José Alfredo Vesga y  Luz Omaira Ciro Quintero, manifestaron estar de acuerdo con la propuesta del alcalde y aceptaron desalojar el lugar.

El alcalde Rojas Rodríguez, aclara que la orden de desalojo se da en acatamiento a un fallo de un juez y del Tribunal Administrativo de Santander.

 El lugar será recuperado y reforestado, aseguró el mandatario.

Al respecto de la orden de desalojo, veedores ciudadanos hicieron llegar a la administración municipal un derecho de petición solicitándole suspender dicha orden por el derecho a una vivienda digna y  a un buen trato, y se de solución definitiva de vivienda a esas familias. Sobre el particular el alcalde expresó que cualquier derecho de petición o solicitud va en contravía de un fallo judicial en segunda instancia: la del Juez y el Tribunal Administrativo de Santander que lo confirma.